Arqueología en Woodstock

-

por MARÍA O’DONOVAN – Universidad de Binghamton

En una mañana nublada de octubre de 2017, me encontré en la ladera de una colina en Bethel, Nueva York, pensando en la forma más eficiente de quitar las hojas que cubrían la superficie rocosa de la colina. Debajo de la colina boscosa estaba el campo abierto y cubierto de hierba donde, hacía cincuenta años, alrededor de medio millón de jóvenes se reunieron para «tres días de paz y música» en uno de los eventos definitorios de su generación.

Varios arqueólogos de la Instalación de Arqueología Pública (PAF) en la Universidad de Binghamton en Nueva York estábamos comenzando un proyecto en el sitio de la Feria de Música y Arte de Woodstock. Nuestro equipo estuvo allí a pedido del Museo de Bethel Woods, que se estableció en 2008 como custodio del sitio del festival de Woodstock de 1969. El museo se enfoca en preservar e interpretar el legado de los años 60 y el espíritu del festival.

La arqueología, sorprendentemente para algunos, jugó un papel pequeño pero vital en estos esfuerzos.

Para la mayoría de las personas, el término arqueología evoca imágenes de sitios de excavación polvorientos y artefactos antiguos, no un festival de música que ocurrió en la memoria reciente en una granja en el norte del estado de Nueva York. La pregunta que he respondido con más frecuencia sobre el proyecto de Woodstock (“¿Por qué hacer arqueología en Woodstock?”) generalmente expresa tanto confusión como interés en nuestra investigación. El estudio del pasado reciente por parte de los arqueólogos deja perplejas a muchas personas. No entienden por qué estaríamos interesados ​​en Woodstock o qué podríamos agregar a todas las fotos, informes de los medios e historias de personas que estuvieron allí.

Pero el personal del museo fue lo suficientemente innovador como para considerar que la arqueología podría responder ciertas preguntas. El concierto en sí es tristemente célebre por ser desordenado y desorganizado: los organizadores del festival dejaron de molestarse en recolectar boletos después de que cayeron las cercas, y la multitud creció muchas veces más de lo que esperaban o podían manejar. En medio del caos, nadie prestó atención a la posición exacta del escenario o la ubicación de los vendedores. En el mejor de los casos, la memoria de las personas es defectuosa; para Woodstock, alimentado por las drogas, uno de los chistes comunes es que, si lo recuerdas, no estuviste allí. La arqueología puede ayudar a llenar estos vacíos.

Más en AntropoUrbana:  ¿Los neandertales hacían arte?

Nuestros resultados fueron mixtos: no todo se ha aclarado y no se han respondido todas las preguntas. Pero la arqueología en Woodstock ha producido nueva evidencia que ha ayudado al Museo de Bethel Woods en su misión de interpretar y preservar el sitio, y ha abierto una conversación sobre el pasado y el futuro del sitio.

Cuando el Museo de Bethel Woods se puso en contacto con nosotros para hacer arqueología en el sitio en 2017, nuestra principal preocupación no era si la arqueología era aplicable a un contexto tan reciente, sino si encontraríamos suficiente evidencia material para interpretaciones viables. Los festivales son fenómenos de vida relativamente corta y, por lo general, las instalaciones no son construcciones sustanciales. Woodstock, en particular, se organizó sobre principios de contracultura destinados a minimizar el impacto del festival en el paisaje. Esta naturaleza efímera dificulta la identificación de artefactos o características, como evidencia del escenario del concierto. Otros investigadores han tenido problemas similares al hacer arqueología de festivales en, por ejemplo, el sitio Burning Man en Nevada.

Antes de Woodstock, el sitio era parte de la tierra del productor lechero Max Yasgur, y volvió a este uso en cuestión de semanas. ¿Cómo podríamos asociar un fragmento de lata, un fragmento de vidrio o la tapa de un recipiente de bebida con el festival en lugar de las actividades diarias en la granja de Yasgur? ¿Cómo podríamos reconstruir lo que sucedió en el sitio durante tres días (y un poco más de un mes de preparación y limpieza), cuando se retiraron la mayoría de las instalaciones y la basura? Las actividades y sitios efímeros, como Woodstock, plantean algunos de los problemas metodológicos e interpretativos más difíciles para los arqueólogos.

Partes del Bindy Bazaar, una atracción dentro del corazón del festival, no estaban bien documentadas durante el festival de 1969. El bazar contó con un “Pabellón del Indio”, un área de juegos, servicios de salud y seguridad, estacionamiento en las áreas de campo abierto y un área específica para vendedores y comercio informal en una ladera boscosa. Los planes del Museo en Bethel Woods incluyeron la reconstrucción de la red de senderos original con señalización interpretativa dentro de esta área de vendedores arbolados. Comenzamos nuestra investigación allí esa mañana de octubre, sintiéndonos un poco abrumados: teníamos dos días para encontrar y mapear algunos puestos de vendedores muy efímeros.

Las pocas fotografías existentes indican que las personas construyeron algunos puestos de vendedores improvisados ​​con rocas, árboles, tablas y otros materiales disponibles. Después de casi cincuenta años, solo estaría presente el patrón de las rocas, alineadas o agrupadas. Para localizar cualquier rastro de los puestos de los vendedores, nuestro equipo de seis personas quitó las hojas que oscurecían la superficie de la colina con rastrillos y sopladores de hojas, y sistemáticamente inspeccionamos la colina para encontrar y marcar todos los posibles patrones de rocas.

Más en AntropoUrbana:  ¿Qué es la antropología lingüística?

Al final de nuestra pesquisa de dos días del Bindy Bazaar, habíamos mapeado y registrado 25 puestos de proveedores potenciales y otras 13 posibles características culturales, incluyendo tres pequeños anillos de roca que probablemente eran pozos de fuego (no teníamos ninguna razón en particular para fecharlos en el festival). No siempre fue fácil determinar si algunos de los arreglos de roca más efímeros eran puestos de vendedores. Otros eran obvios: arreglos en líneas rectas, rectángulos y otras formas.

Un mapa creado antes del festival muestra el diseño general de los senderos a través del bazar y las ubicaciones planificadas de 24 puestos de vendedores (junto con una ilustración de una tortuga grande y otros dibujos abstractos y maravillosos al más puro estilo Woodstock). En realidad, nuestro estudio arqueológico mostró que las casetas estaban agrupadas en el lado este de la colina, cerca de los senderos que conducían a las principales áreas del festival. Es probable que los vendedores en Bindy Bazaar hayan tenido que arreglarse sin dirección y sin seguir los planes existentes.

La otra prioridad para el Museo de Bethel Woods fue identificar las ubicaciones físicas específicas de las instalaciones para conciertos de 1969, que fueron desmanteladas y recicladas después del festival. Como se muestra en muchas fotografías, el área del escenario estaba ubicada en la base de una colina en forma de cuenco, flanqueada por torres de altavoces. Las instalaciones de los artistas estaban en el lado opuesto de West Shore Road desde el escenario; los músicos cruzaron a través de un puente de madera temporal.

Algunos levantamientos fueron fáciles de ver cuando nuestro equipo caminó sobre la antigua área de conciertos. El más significativo fue un cambio en la pendiente de la colina, lo que indica que el área del escenario principal se había rellenado desde 1969. El trabajo probablemente había enterrado cualquier evidencia que pudiera haber estado allí. Esto nos llevó a centrarnos en la basura.

Más en AntropoUrbana:  La arqueología puede ser un camino para la reconciliación

Lógicamente, se habría acumulado más basura en las zonas más concurridas; pensamos que si podíamos encontrar un patrón, nos ayudaría a reubicar algunas de las instalaciones del concierto. Usamos un detector de metales. No había un patrón muy claro en la basura que encontramos, pero la herramienta nos ayudó a decidir dónde buscar más información. En un lugar, encontramos, casi sesenta centímetros por debajo de la parte superior del suelo, una mancha de tierra que había dejado un poste, probablemente de la cerca de alambre que acordonaba el área del escenario.

Signos de un poste, rocas en una colina y puntos de basura de metal en un campo: todo esto parece bastante mundano frente a las imágenes salvajes de Woodstock. Estos son, sin embargo, ejemplos de los aspectos cotidianos de las actividades y la organización del mundo material que pocas otras fuentes de información registran.

Las fotografías del evento capturaron en gran medida a los artistas o imágenes de la cultura hippie. Los recuerdos del festival, a menudo grabados años o décadas después, se filtran a través de una lente de interpretación. La arqueología añade algo único a la imagen.

En las últimas décadas, los conceptos de lo que constituye el patrimonio se han ampliado para incluir sitios de cultura juvenil popular, como Woodstock: se incluyó en el Registro Nacional de Lugares Históricos en 2017. El Museo de Bethel Woods tiene exhibiciones de museos sobre la cultura de los 60 y el festival de Woodstock. En 2019, con nuestra ayuda y para el 50 aniversario del festival, el personal comenzó a reconstruir la red de senderos, con señalización interpretativa a través del Bindy Bazaar. La ladera boscosa se está convirtiendo en un lugar que la gente puede visitar para reflexionar sobre la experiencia y los recuerdos del festival, el significado de los años 60 o la belleza del entorno natural.

Woodstock ha sido y seguirá siendo muchas cosas para diferentes personas y audiencias. A medida que su historia se reinterpreta y representa continuamente, la arqueología desempeñará un papel en la forma en que continuamos viendo los íconos de la contracultura de los años 60.

Fuete: Sapiens/ Traducción: Alina Klingsmen

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías

Artículo anterior
Artículo siguiente