El antropólogo activista

-

por MICHAEL HARDT

El antropólogo David Graeber fue un académico-activista ejemplar. Todos conocemos muchos profesores que ocasionalmente participarán en manifestaciones y firmarán peticiones; y activistas que investigan y enseñan. David, sin embargo, estaba tan profundamente involucrado en ambos campos que sería imposible asignarle un papel principal en uno. Claramente, para él, la academia y el activismo se enriquecen y se informan mutuamente en un intercambio constante.

Conocí a David por primera vez durante la gran temporada de luchas contra la globalización que siguieron a las protestas de la OMC en Seattle en 1999. Destacó por la inteligencia de sus intervenciones en mítines y manifestaciones, sin duda, pero lo que más me impresionó fue su entrega a la militancia práctica, su paciencia en mítines interminables y su disposición a viajar allí donde estallara la próxima lucha. De hecho, durante los últimos veinte años, fue aparentemente omnipresente en los encuentros de activistas.

Es ampliamente celebrado por su papel en 2011 en Occupy Wall Street, por supuesto, y su apoyo a las luchas en Rojava fue muy visible, pero también participó en innumerables eventos y encuentros menos visibles, grandes y pequeños. Nunca he interpretado la entrega de David a la militancia como una obligación, como si estuviera haciendo un sacrificio y cumpliendo un deber. En cambio, fue uno de los afortunados que ha descubierto las recompensas y los placeres de un modo de vida activista, independientemente de sus rigores y dificultades.

Recuerdo reunirme con David en Tokio en julio de 2008 antes de las reuniones del G8 en Japón. Estaba asediado y exhausto no solo por el vuelo transpacífico sino también por las horas de detención y entrevistas al llegar al aeropuerto de Tokio. Las autoridades japonesas tenían una lista de activistas internacionales para detener e interrogar. Sin embargo, abandoné rápidamente cualquier autocompasión cuando me enteré de que David acababa de regresar de participar en un campamento activista fuera de la ciudad, durmiendo en una tienda de campaña bajo la lluvia, donde se había intoxicado con alimentos. Estaba pálido y débil, comprensiblemente, pero su ánimo no se desanimó. Siguió adelante con entusiasmo con su discurso en la contracumbre y todas las protestas callejeras previstas. Era difícil no ser impulsado por su energía.

Un aspecto de la escritura de David que admiro mucho es la forma en que combina la investigación académica seria con la escritura popular y accesible, y a menudo genuinamente humorística. Esta combinación de estilos de investigación y escritura es, de hecho, otra faceta de su figura como académico-activista. No duda, en sus escritos, en adentrarse en argumentos complejos de la historia de la antropología, pero estos siempre se relacionan con los problemas políticos contemporáneos en cuestión, como la deuda o la explotación capitalista. Esto es parte de lo que explica, sin duda, su extraordinario número de lectores.

Más en AntropoUrbana:  Acerca de la antropología urbana

Otro elemento que contribuye al gran atractivo de su obra suele ser el optimismo, aunque no creo que ese término sea adecuado. Lo que es clave es que sus análisis y críticas de las formas contemporáneas de dominación (incluidas las relaciones sociales y económicas capitalistas, la violencia estatal y policial, la cultura laboral insensibilizadora actual y más) siempre van acompañadas de la afirmación de alternativas democráticas reales. Siempre estuvo muy en sintonía, sin duda por su ojo antropólogo, con las relaciones sociales democráticas que ya están presentes en nuestras interacciones cotidianas.

Tales experiencias de alternativas democráticas, entonces, se intensifican y multiplican en las organizaciones activistas y, particularmente, en los experimentos que constituyen las ocupaciones y campamentos de las últimas décadas. David tenía una gran creencia de que incluso pequeños experimentos en nuevas relaciones democráticas podrían prefigurar poderosos desarrollos futuros. Soy reacio a llamar a esto optimismo ya que, mientras que ese término implica la mera esperanza de que otro mundo es posible, encuentro la confianza de David en un futuro democrático completamente realista, precisamente por las muchas luchas que durante tanto tiempo han tenido como objetivo lograrlo.

David seguirá siendo para mí un modelo de cómo vivir al máximo una vida académica y activista.

Fuente: Der Freitag/ Traducción: Maggie Tarlo

Comparte este texto

Textos recientes

Categorías